Atrás

México, en vilo ante la decisión judicial sobre el consumo de marihuana

La Suprema Corte delibera este miércoles la propuesta de permitir el uso con fines lúdicos y sin ánimo de lucro

FOTO WEB

(FUENTE WWW.ELPAIS.COM) México está en vilo. Una resolución histórica depende de cinco hombres sentados alrededor de una mesa. La Sala Primera de la Suprema Corte de Justicia de la Nación decide este miércoles si abre las puertas a la legalización del consumo de marihuana con fines lúdicos y sin ánimo de lucro. Todas las posibilidades están vivas. Entre los cinco magistrados, según fuentes jurídicas, no hay unanimidad. La propuesta del progresista Arturo Zaldívar cuenta con apoyos entre sus pares, pero también con dudas, y cabe la posibilidad de que la discusión sea elevada al pleno, donde, con 11 jueces y mayoría conservadora, perdería la votación.

Los defensores de la legalización blanden la tradición liberal de la sala, demostrada en junio cuando avaló el matrimonio homosexual, como garantía de que el fallo será positivo. En ese caso, México, el segundo productor mundial de cannabis y principal exportador a EEUU, daría un paso de gigante. Tras años de lucha a sangre y fuego contra el narco, habría derribado el muro de los prejuicios y entrado en un nuevo ciclo histórico, cuyo avance ya parece imparable en su vecino del norte y en Canadá. Aunque la respuesta judicial tendría un efecto limitado y circunscrito a los ganadores del recurso, pocos en México dudan de que en la práctica supondría su legalización general. "A todo aquel que lo pida, se le tendrá que conceder el derecho al consumo con fines lúdicos y sin ánimo de lucro", señala un abogado defensor.

La intervención de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es fruto de una estrategia diseñada por la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante, una organización no gubernamental fundada en 2013 con el objetivo de forzar el debate por la vía jurídica. El primer paso fue pedir autorización a la Secretaría de Salud. Dado que el consumo está despenalizado en México, aunque es sancionable administrativamente, este colectivo centró su solicitud en las actividades correlacionadas: desde el sembrado hasta la preparación, el transporte y la posesión. Todo ello destinado al autoconsumo con fines lúdicos y sin ningún ánimo de lucro. La propuesta fue rechazada por la Administración, alegando que vulneraba la legislación sanitaria. Fue entonces cuando la pelota pasó al campo judicial y los litigantes encadenaron recursos de amparo hasta llegar a la Suprema Corte.

En su escalada blandieron como principal argumento el derecho al desarrollo libre de la personalidad, protegido por la Constitución mexicana. Las negativas se sucedieron hasta que el caso cayó en manos del magistrado Arturo Zaldívar. Considerado uno de los juecesmás progresistas de la Suprema Corte, este antiguo abogado y catedrático hizo suya la petición y decidió defender la legalización de la marihuana ante sus otros cuatro compañeros de la Sala Primera. Su propuesta, a grandes rasgos, se sustenta en que el riesgo para la salud de la marihuana es menor o similar al tabaco, y su prohibición, por tanto, resulta desproporcionada respecto al derecho constitucional a la autonomía individual, al libre albedrío.

La autorización defendida por Zaldívar no supone un cheque en blanco. Los beneficios de su propuesta se circunscriben a los peticionarios. Pero allanaría el camino para que otros ciudadanos puedan tomar el mismo camino. Y esta apertura introduciría, en la práctica, un elemento liberador en la legislación. Desde esa válvula de escape, según los expertos, es difícil que en pocos años no se derriben las restricciones y, al igual que ha ocurrido en Estados Unidos, se amplíe el perímetro legal del consumo. El terreno parece abonado, incluso entre las fuerzas políticas.

Ninguno de los grandes partidos se opone con claridad a la legalización. Aunque hay matices. El PRD, la fuerza hegemónica de la izquierda, defiende que se ponga fin al "paradigma punitivo" y apuesta por una liberalización inmediata. El PRI (gubernamental) y Morena abogan por una consulta pública, y el PAN, la derecha, defiende abrir un debate. En esta zona gris, incluso la Iglesia ha mostrado una inusual tibieza y, sin declararse a favor o en contra, ha pedido un análisis desapasionado del caso.

En esta proclividad influye la constatación de que años de lucha contra el crimen organizado no han logrado avances significativos. Por el contrario, la locura de la narcoviolencia y la extenuante guerra contra los cárteles, con 80.000 muertos y 20.000 desaparecidos a sus espaldas, han debilitado la fuerza de los opositores a la regulación.

El contexto internacional también ha mitigado el tradicional rechazo a la legalización de la marihuana. El avance en Estados Unidos y Canadá ha dejado sin base muchos de los argumentos empleados en México y ha dado nuevos bríos a los partidarios. A esta ola se han sumado en las últimas semanas, como un catalizador emocional, las dolorosas imágenes de la pequeña Grace Elizalde, una niña de ocho años estragada por las crisis epilépticas del síndrome de Lennox-Gastaut. Agotadas todas las terapias y tras una formidable campaña popular, un juez decidió autorizar su tratamiento medicinal con marihuana. Un pequeño paso, que parecía limitado al universo hospitalario, pero que supuso la caída de muchos prejuicios y que ha abierto la puerta a iniciativas de mayor aliento, como la del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, que ha propuesto la legalización del consumo terapéutico.

(FUENTE WWW.ELPAIS.COM)

LINK: http://internacional.elpais.com/internacional/2015/11/03/mexico/1446589435_140494.html