Expte: 13.779

Fojas: 120

 

En la Ciudad de Mendoza, a los siete días del mes de Febrero del año dos mil doce, se reúnen en la Sala de Acuerdos de la Excma. Quinta Cá-mara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, Paz y Tributario, los Sres. Jueces Titulares de la misma Dres. Oscar Martínez Ferreyra, Juan E. Serra Quiroga, y Adolfo Rodríguez Saá y traen a deliberación la causa N° 87.259/13.779 caratulada “Frugoli, Agustín Eduardo y Ots. c/ Berdasco, Adrián Raúl y Ots. p/ Ejecución de Honorarios” originaria del Décimo Sexto Juzgado en lo Civil, Comercial y Minas la Primera Circunscripción Judicial, venida a esta instancia en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 68 por los actores contra la sentencia dictada a fs. 59/61.

 Practicado el sorteo de ley quedó establecido el siguiente orden de estudio: Dres. Martínez Ferreyra, Rodríguez Saa y Serra Quiroga.

En cumplimiento de lo dispuesto por los Artículos 160 de la Constitución Provincial y 141 del C.P.C. se plantearon las siguientes cuestio-nes:

PRIMERA CUESTIÓN: Es justa la sentencia apelada?

                     SEGUNDA CUESTIÓN: Costas

 

SOBRE LA PRIMERA CUESTION, EL DR. MARTINEZ FERREYRA DIJO:

                        I. La sentencia dictada a fs. 59/61 hace lugar a la excepción de falta de legitimación pasiva opuesta por los demandados. En consecuencia, rechaza la ejecución iniciada por los Dres. Frugoli y Bortiri, regula honora-rios e impone costas. 

                        Para así decidir, el Sr. Juez  de la instancia precedente enten-dió que las facultades del Administrador definitivo para actuar en nombre y representación de los herederos habían cesado, ya que al momento de enta-blar la demanda por daños y perjuicios en el año 2.002 se encontraban aprobadas las operaciones de inventario y partición de la herencia de la su-cesión de Ana Caroglio de Grosso, lo que implicó que a partir de ese momen-to cada heredero toma posesión de los bienes que les correspondían siendo la gestión de los mismos de carácter personal.

Sostuvo que al haber cesado la comunidad hereditaria el Sr. José Caroglio requería para actuar en representación de sus coherederos de un mandato expreso que nunca fue otorgado por los aquí demandados, al no considerar válida la notificación cursada en el domicilio legal de ella constituido en los autos N° 45.915.

II. Contra dicho pronunciamiento se alza la parte actora quien, durante el relato de los hechos (fs. 72/78), destaca como hecho crucial que el administrador de la sucesión fue quien suscribió el contrato de locación en nombre de todos los herederos, pese a que ya se había adjudicado el bien por lo que entiende que si decidieron contratar a nombre de la sucesión, decidieron litigar también en nombre de la misma.

Que el hecho de que haya actuado el administrador en nombre de la sucesión sin necesidad de hacerlo, atento el estado de división de la misma, no le quita su carácter de contratantes representados por Juan Ca-roglio quien ya no tenía participación de ese bien.

Que fueron los propios herederos, que ahora manifiestan des-conocer lo actuado en su nombre por el administrador, quienes percibieron la contraprestación por la locación de ese inmueble mientras fue cumplida por el Sr. Pantone.

Destaca también que en Julio del año 2.005 el Sr. Juan Caro-glio renuncia al cargo de administrador, proponiéndose en dicho cargo a la Sra. Ana Virginia Angélica Cargolio quien acepta a fs. 84 de los autos N° 45.915. Por lo que, independientemente del rechazo del pedido de autoriza-ción que la misma hiciere en dichos autos, los herederos pretendían seguir actuando en nombre de la sucesión por intermedio de la nueva administra-dora muchos años después de haber sido promovida la demanda donde se regularon los honorarios de los actores.

Que a contrario de lo sostenido, considera que la autorización fue otorgada con el consentimiento unánime de los coherederos y notificada en sus domicilios reales.

En cuanto al argumento, de que el administrador no represen-ta a la sucesión ni a los herederos, manifiesta que es inatendible ya que si así fuera debería ese mismo juez responder por las costas de un juicio que sólo los heredero decidieron promover e insiste en que al momento de inter-ponerse la demanda la sucesión estaba terminada y el bien que sufrió los daños reclamados fueron adjudicados a los herederos.

Que aquella autorización judicial, sumado a la aceptación de los resultados del desalojo en los autos N° 74.594 es demostrativo que el Sr. Juan Caroglio representaba a los herederos en las demandadas que promo-vió, aunque debió actuar en nombre de la sucesión sino en nombre de cada heredero en particular.

                        III. Entrando en el análisis de la cuestión traída a resolver, se adelanta que el recurso de apelación deducido debe ser admitido, debiendo revocarse la sentencia dictada en primera instancia.

                        Recientemente, en los autos N° 12.995 caratulada “Frugoli, Agustín y Bortiri, Eduardo c/ Caroglio, Ana Virginia Angélica p/ Ejecución de Honorarios” con fecha 25/Agosto/2.011 se dictó sentencia en la cual se trató la misma cuestión que la aquí planteada, difiriendo solamente las personas físicas demandadas puesto que la calidad invocada –herederos no administra-dores) para fundar las defensas esgrimidas son las mismas que las opuestas en los autos referenciados.

                        Es decir que existe similitud con los presentes, en tanto las per-sonas demandantes, el objeto y la causa de ambas es la misma, donde la pre-gunta aquí a responder también es si los demandados coherederos están obligados por las consecuencias que generen los actos realizados por el ad-ministrador definitivo de la sucesión, siendo la respuesta afirmativa.

                        Por lo que corresponde entonces, en honor a la brevedad, remi-tirme a los fundamentos y derecho aplicable enunciado en el precedente ci-tado, debiendo en consecuencia admitirse el recurso de apelación impetrado con la consecuente revocación del fallo de primera instancia.

                        Así voto.

                        Sobre la misma cuestión los Dres. Serra Quiroga y Rodríguez Saá adhieren por sus fundamentos al voto que antecede.

 

SOBRE LA SEGUNDA CUESTIÓN, EL DR. MARTINEZ FERREYRA DIJO:

                        Atento el resultado al que se arriba en el tratamiento de la cuestión anterior, corresponde imponer las costas de la Alzada a la parte demandada-recurrida en tanto resulta vencida, de conformidad con lo dis-puesto por el artículo 36 apartado I del C.P.C.

                        Así voto.

                        Sobre la misma cuestión los Dres. Serra Quiroga y Rodríguez Saa adhieren por sus fundamentos al voto que antecede.

                        Con lo que se terminó el acto, procediéndose a dictar la sen-tencia que a continuación se inserta:

 

                        SENTENCIA:

                        Mendoza, 07 de Febrero de 2.012.-

 

Y VISTOS:

I. Hacer lugar al recurso de apelación interpuesto a fs. 65 co-ntra la sentencia obrante a fs. 59/61 la que se revoca en todas sus partes, quedando redactada de la siguiente manera:

“I. No hacer lugar a la falta de legitimación pasiva opuesta por la demandada. En consecuencia, corresponder ordenar prosiga la ejecución has-ta que los actores se hagan íntegro pago de la Suma de Pesos Veintidós Mil Novecientos ($ 22.900.-) con más los intereses legales correspondientes, cos-tos y costas.

II. Imponer las costas a la demandada, por resultar vencida (art. 35 y 36 del C.P.C.).

III. Regular los honorarios profesionales correspondientes, al Dr. Agustín Frúgoli en la suma de Pesos Dos Mil Ciento Noventa y Ocho con 40/100 ($ 2.198,40.-) , al Dr. Eduardo Bortiri en la suma de Pesos Un Mil No-vecientos Veintitrés con 60/100 ($ 1.923,60.-) y al Dr. Federico Amstutz en la suma de Pesos Un Mil  Novecientos Vientres con 60/100 ($ 1.923,60.-) (art. 2, 3, 4, 18 y 31 Ley 3.641).”

                        II. Imponer las costas de Alzada a la parte demandada-recurrida por resultar vencida (art. 35 y 36 del C.P.C.)

                        III. Regular los honorarios profesionales correspondientes al Dr. Agustín Frúgoli en la suma de Pesos Un Mil Trescientos Diecinueve con 04/100 ($ 1.319,04.-), al Dr. Eduardo Bortiri en la suma de Pesos Un Mil Ciento Cincuenta y Tres con 80/100 ($ 1.153,80.-) y al Dr. Federico Amstutz en la suma de Pesos Un Mil Ciento Cincuenta y Tres con 80/100 ($ 1.153,80.-) (art. 2, 3, 15 y 31 Ley 3.641).

 

                        CÓPIESE, NOTIFÍQUESE y BAJEN.                     

m.l.

                                     

 

 

 

 

Dr. Oscar Alberto MARTINEZ FERREYRA

Dr. Adolfo RODRIGUEZ SAA

 

 

 

 

 

Dr. Juan Enrique SERRA